Beca extraordinaria COVID-19

Beca extraordinaria COVID-19

¡DisFRUTA y verdura para todos!

27 May 2020

Soy Miguel Silvestre, tengo 39 años y desde que tengo uso de razón mi vida siempre ha girado entorno al mundo de la bici. He formado parte de equipos que han conseguido superar retos que a priori eran imposibles para ellos. Conseguir que personas con algún tipo de discapacidad, tanto física como intelectual, enfermedades raras, cáncer, ictus... hayan contado conmigo para poder superar esos retos es de lo que más me llena en esta vida y era hasta hace poco mi día a día.

La llegada del Coronavirus a todos nos ha cambiado los planes y prioridades, y yo no me iba a escapar de ello. De un día para otro, anulé mi participación en la Cape Epic con la Fundación Freno al Ictus, para encerrarme 24 horas en la frutería que, con la ayuda de mi hermano, mis padres regentan desde hace 50 años en ese barrio donde yo empecé a dar mis primeras pedaladas. He vuelvo a mis orígenes y a mi infancia cuando desde pequeñito repartía por el barrio de El Viso y bajaba a Mercamadrid, una gran escuela.

Este giro lo hice por dos razones éticas y morales: la primera, para que mis padres (Ana, con 66 años, y Miguel, con 69 años) estuvieran en casa para escapar de esta terrible enfermedad; y la segunda, para poder cuidar de todos sus amigos/clientes, algunos jóvenes, otros no tanto, para que no les falte nada estos días y puedan estar en casa sabiendo que al otro lado del teléfono no solo está el "hijo" del frutero, sino también una persona que intenta que no les falte fruta o cualquier bien de primera necesidad, para que estén tranquilos y pasen esta situación de la mejor forma posible. Tres semanas después de que todo empezara, quién me lo iba a decir, me he convertido, no en un héroe (no creo en ellos), pero sí en un CIUDADANO que tan solo cumple con su obligación. Ejerciendo de frutero y psicólogo a partes iguales, para que todos pasemos este momento de la mejor forma posible.

Estos días hablo con una media de 150 clientes por teléfono, recorro las calles de Madrid, que están en uno de los momentos más tristes de la historia. Las becas WITL han llevado ya a mucha gente a superar retos maravillosos. Me gustaría ganar esta beca para demostrar que la bicicleta no solo sirve para superar retos y dar visibilidad a historias que merecen ser contadas. La bicicleta a fecha de hoy es transporte y movilidad y me gustaría ganarla para, gracias a ese importe, estar 24h repartiendo fruta en nuestra cargo e-bike en aquellos colectivos que más lo necesitan estos días.

Con la bici se han superado y se superarán muchos retos, pero también se puede repartir solidaridad en mucha gente cercana que lo necesita. Es mi humilde opinión, creo que a esta beca ahora le toca repartir felicidad con algo tan simple como una manzana o una pera y una mano amiga detrás de ella.

¿Me ayudas a ganar las WITL Becas contra el Covid-19? ¡Vótame!

0 Comentarios

Deja tu comentario

Campo obligatorio.

Campo obligatorio/erróneo.

Campo obligatorio.

Otras propuestas

{[{item.nombre}]}

{[{item.user}]} {[{item.comentarios }]} comentarios

Ver propuesta

PATROCINADORES

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de todas nuestras novedades y eventos.