Medio ambiente y cambio climático

Medio ambiente y cambio climático

¿Qué son los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)?

Odile Rodríguez de la Fuente
Bióloga y divulgadora ambiental

@odilerod

03 Jun 2021

Los 17 ODS: la luz al final del túnel hacia la que todos deberíamos remar

En 1945, pocos meses antes del fin de la Segunda Guerra Mundial, se firmó en San Francisco la Carta de Naciones Unidas, que sienta las bases de la constitución interna de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) y es fruto de decenas de tratados internacionales y un largo proceso iniciado, a partir de la creación de la infructuosa Sociedad de Naciones en 1919. Podríamos decir que, como consecuencia de las guerras mundiales y sus devastadoras consecuencias, los países del mundo decidieron crear un contrapeso que tuviese como objetivo principal, la "solución pacífica" de controversias. Bajo el amparo de la firma de 51 países se constituyó la mayor organización internacional que haya existido nunca y que terminaría por representar a todos los países del mundo, a excepción de Ciudad del Vaticano (que permanece como estado observador). Aunque su propósito fundacional era claro, lo cierto es que sus aspiraciones ya incluyeron desde el inicio lograr la cooperación internacional para solucionar retos globales y servir de centro para armonizar las acciones de los Estados del mundo.

Aunque algunos críticos opinan que la ONU necesita reformas e incluso una reformulación interna urgente, con el objetivo de evitar que se convierta en una organización internacional obsoleta, de momento es la única institución cuyos objetivos incluyen garantizar el cumplimiento del derecho internacional, la promoción y protección de los derechos humanos o el impulso del desarrollo sostenible a nivel global. Hoy, más que nunca, necesitamos una mirada unificada y un referente imparcial e internacional que nos ayude a analizar los quiméricos retos que se ciernen sobre nuestra especie y las posibles soluciones que podemos esgrimir frente a ellos.

La creación de los 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS)

Con este objetivo nacieron en 2015 los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Son 17 objetivos que incluyen áreas de trabajo tan diversas y complementarias como la erradicación de la pobreza, el cambio climático, la desigualdad, la innovación, el consumo sostenible, la paz y la justicia, entre otras aspiraciones. Aunque los ODS y las metas que los vertebran no son jurídicamente vinculantes, se presupone que cada uno de los 193 países que los asumieron como propios, al aprobarlos en una cumbre celebrada en Nueva York dentro de una Agenda que lleva por título “Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible", los incorporen a través de planes, políticas y programas específicos de desarrollo sostenible. Digamos que los ODS sirven de brújula y la ONU de centro de referencia y coordinación internacional. Cada país es responsable tanto de aterrizar cada uno de los ODS a nivel nacional y local, como de establecer marcadores (integrados en el marco de indicadores mundiales) que ayuden a valorar el grado de consecución de los mismos.

Tal y como ocurre con las cumbres anuales sobre cambio climático, los ODS también cuentan con sus propias reuniones anuales dentro del marco de la ONU, para examinar los progresos y dificultades en el grado de cumplimiento de los ODS a nivel mundial. También para generar impulso y movilizar los recursos financieros necesarios. No en vano, en 2019 se creó la "Alianza Mundial de Inversionistas para el Desarrollo Sostenible", una coalición de 30 líderes empresariales, apoyada por las Naciones Unidas, que trabaja para ofrecer un liderazgo decisivo en la movilización de recursos en favor del desarrollo sostenible y la definición de incentivos para conseguir inversiones sostenibles a largo plazo.

Los Objetivos de Desarrollo Sostenible constituyen una de las guías más integrales y equilibradas jamás trazadas por la humanidad, como visión de lo que se cree justo y necesario para cada uno de los miembros de su especie, en un futuro próximo. Su simple lectura debería ser una tarea obligada para todos los ciudadanos del planeta, ya que establecen unas aspiraciones de las que todos podemos sentirnos no sólo orgullosos sino también representados y que nos invitan a superarnos y sacar lo mejor de nosotros mismos. Si bien es cierto que, una vez trazadas las metas debemos contar con el apoyo e implicación de todas las partes interesadas -los gobiernos, la sociedad civil y el sector privado, entre otros-, no deja de ser llamativo la poca atención que los medios de comunicación generales prestan a dar visibilidad a este tipo de logros y desafíos globales. Por alguna razón que no logro entender, la gente de a pie está mucho más al corriente de cuestiones triviales y pasajeras que de los desafíos que marcarán nuestro destino y quedarán recogidos en los libros de historia. Los medios son parte de ese sector público/privado que debe asumir su parte de responsabilidad con satisfacción y optimismo, ejerciendo su imprescindible liderazgo social.

Es triste y preocupante que la gran mayoría de personas del mundo no sepan lo que son los ODS y que una parte incluso menor haya entrado a visitar esta imprescindible página web. Hoy no tendría que haber sido necesario explicar que, a pesar de todos los errores y salvajadas que caracterizan a nuestra especie, también podemos sentirnos orgullosos de los logros que hemos acometido juntos, soñando que otra realidad es posible. Prestar más de nuestro preciado tiempo y atención a este tipo de noticias que nos unen, ensalzando nuestra condición, en lugar de a las que destacan lo que nos separa y menoscaba, nos aproxima un poco más a la luz al final del tunel.

PATROCINADORES

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de todas nuestras novedades y eventos.