Medio ambiente y cambio climático

Medio ambiente y cambio climático

El cambio paradigmático de la movilidad urbana

Odile Rodríguez de la Fuente
Bióloga y divulgadora ambiental

@odilerod

22 Feb 2021

De la cultura de usar y tirar actual hacia una nueva realidad más verde y sostenible

La movilidad urbana es una demostración de cómo los mayores retos que tenemos por delante pueden convertirse en las mejores oportunidades para transformarnos colectivamente, hacia modelos donde todos salgamos ganando.

¿Alguna vez te has pegado un atracón de comida basura? Conocerás entonces esa sensación de empacho desagradable que va eclipsando, poco a poco, la avidez inicial que te llevó al atracón. Dos sensaciones contradictorias que, en muchos casos, te hacen sentirte profundamente culpable. Algo similar es lo que le está ocurriendo al “progreso”.

La revolución industrial de finales del siglo XVIII, supuso una profunda transformación tecnológica, social y económica. Con la aparición en escena de la máquina y la energía fósil, comenzó el atracón y en un periodo muy corto, tuvo lugar un crecimiento exponencial que fue cambiando la faz de la civilización occidental. En pocas generaciones llegamos a la realidad actual, donde el derroche y la cultura de usar y tirar se han convertido en la norma. Donde ríos de los que no se puede beber, tierras en las que nada crece sin fertilizantes, o aire que envenena al que lo respira, forman parte del paisaje cotidiano. El empacho de recursos naturales que han alimentado a nuestra civilización, están empezando a pasar factura.

Afortunadamente, cada vez hay más gente, organizaciones, empresas y administraciones que quieren aspirar a otro modelo de desarrollo y progreso. Que se dan cuenta de que el cortoplacismo y la rentabilidad a toda costa, tienen truco. Como ya nos alerta la sabiduría popular: “pan para hoy y hambre para mañana”. Y así es. Hoy, enfrentados a las consecuencias de las decisiones tomadas hace años por otros gobernantes y empresas, nos vemos obligados a parar y pensar en cómo vivimos y en el cariz del legado que estamos dejando a las futuras generaciones. 

Transporte sostenible: máxima prioridad

Cualquier análisis encaminado a cambiar el modelo actual hacia uno más sostenible debe colocar la transformación de transporte como una de sus prioridades. Este sector ha sido y es uno de los ejes clave de nuestra civilización. Es una de las herramientas globalizadoras más determinantes, junto a la tecnología. Asegura el acceso a los recursos naturales de todo el planeta y la distribución rápida y eficaz de productos. Pero también es responsable de un cuarto de las emisiones totales de gases de efecto invernadero y es el sector cuyas emisiones suben más rápidamente. Además de contribuir muy significativamente al cambio climático, también afecta gravemente a nuestra salud. El transporte, especialmente en las ciudades, es el principal responsable de la contaminación del aire y el ruido y con ello, de muchas de las enfermedades respiratorias que afectan a los urbanitas de todo el mundo.

En los últimos años estamos siendo testigos de un cambio disruptivo y paradigmático en este sector. Desde la Unión Europea se está financiando y propiciando que las administraciones responsables elaboren e implementen planes de movilidad urbana sostenible (PMUS). Dichos planes tienen como objetivo facilitar la transformación del transporte y la implantación de propuestas sumamente creativas, de cada vez más emprendedores. Ha de tenerse en cuenta que el transporte implica disciplinas y profesionales relacionados con el desarrollo urbano, la salud, energía, economía, nuevas tecnologías y ciencias ambientales, entre otros. Así, de forma multidisciplinar, vemos propuestas tan diversas como las bicis compartidas, vehículos eléctricos compartidos (incluidos los patinetes), transporte público limpio, carreteras inteligentes (con sistemas de carga automática de baterías de vehículos eléctricos durante la conducción), sistemas de reparto de mercancías limpios e inteligentes, sistemas inteligentes de movilidad y estacionamiento a través de Apps, planificación urbana de carreteras e infraestructuras de carga rápida de vehículos eléctricos, etc

Es apasionante asomarse a las ciudades del futuro que estas propuestas van conformando. Ciudades mucho más verdes, mejor orientadas al peatón, ciclista y usuario de patinetes, mejor conectadas por un transporte público rápido y limpio y, sobre todo, silenciosas y con aire puro. Ciudades amables que invitan al deporte y ocio al aire libre, con más parques, zonas peatonales y con mayor penetración de la naturaleza circundante. De aves y otros animales que hemos apartado de nuestras ciudades insalubres. Y es que, ante uno de los más problemáticos ejes de trabajo y transformación, como es el transporte, estamos siendo testigos del surgimiento de una creatividad y cooperación entre la administración pública y emprendedores, que no sólo distribuye más equitativamente las oportunidades y riqueza, sino que contribuye a crear ciudades más limpias, bellas, eficientes y cómodas. Una demostración de cómo los mayores retos que tenemos por delante, pueden convertirse en las mejores oportunidades para transformarnos colectivamente, hacia modelos donde todos salgamos ganando.

PATROCINADORES

NEWSLETTER

Suscríbete a nuestra Newsletter para estar al día de todas nuestras novedades y eventos.